El COVID-19 y las defensas

Hola a todos de nuevo, mañana es lunes y lo prometido es deuda.

Me gustaría hablar de la situación que vivimos por culpa de un virus que está amenazando nuestra forma de vida a nivel mundial, «el covid19»

Yo como ciudadano de a pie tengo que reconocer que me encuentro muy perdido, las informaciones que nos llegan de cómo nos tenemos que comportar para no contraerlo o contagiarlo son bastante confusas por no decir intrigantes. Con este artículo no quiero juzgar a nadie (aunque a veces me tengo que morder la lengua para no estallar), lo que quiero es, desde un punto de vista lo
más imparcial posible y siempre enfocado al tema que nos compete que es la E.M., es analizar cuál es la incidencia que tienen nuestras defensas a la hora de poder contraer el virus.

Lo que nos han contado desde el momento del fatídico diagnóstico, es que son nuestras defensas las que nos atacan o lo que es lo mismo, se trata de una enfermedad auto inmune. De todos es sabido, por lo menos los que habéis seguido mis publicaciones,
que yo no he estado nunca de acuerdo con esa aseveración, más aún, que muchos de los médicos incluso neurólogos con los que he compartido largas charlas sobre el tema me hallan confirmado que es un virus, tanto la esclerosis, como el Parkinson, como el Alzheimer o como el famoso Covid19.

El tema es que este último es el que tiene en jaque a toda la población mundial y quien dé con la vacuna o una medicación fiable, se va a hacer de oro, eso si ya no la tienen y están esperando el momento oportuno para comercializarla «ma chi lo sa». Pero volviendo a lo nuestro que me estoy calentando y no quiero cabrearme.

Resulta que el 50% de los pacientes con E.M. se tratan o los tratan con inmunosupresores, o lo que es lo mismo, medicamentos que bajan nuestras defensas naturales (Leucocitos, plaquetas o glóbulos blancos, como prefiráis llamarlos) para que no nos ataquen y así no nos den brotes (supuestamente) pero bajo esa teoría altamente dudosa al menos para mí, tampoco nos defienden que es su principal función. Cuando apareció la famosa pandemia del covid19 la pregunta que me hice fue la siguiente, Y ahora qué? qué va a pasar con todos los escleróticos que se están tratando con inmunosupresores?

Si tienen debilitadas sus defensas por la medicación, van a ser los candidatos perfectos para cogerse el virus, otro más para la «buchaca»
Y así ha pasado que la mayoría no salen de casa ni a empujones, «acojonados». Mi opinión la tengo clara, no se puede ir en contra de lo que la naturaleza de forma innata nos ha concedido para poder defender nuestro cuerpo de todos los radicales libres que amenazan diariamente nuestro organismo. Mis defensas no las toca nadie!!!

Dentro de las defensas naturales existentes en nuestro cuerpo está el Glutatión. Es una péptido que produce nuestro cuerpo de forma natural y cuya función principal es proteger cada una de las células, tejidos y órganos que forman parte del cuerpo humano del daño oxidativo producido por los radicales libres existente en el propio ambiente que respiramos. Se le considera el antioxidante maestro, se encuentra dentro de cada una de las células de nuestro cuerpo. Precisamente esto es lo que tenemos que defender, es lo que yo pienso y puede que esté equivocado pero desde que Dios nos concedió el discernimiento, sobre mi cuerpo decido yo.

La próxima semana hablaré más extensamente del Glutatión y como fortalecerlo.

Carrito de compra
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad